Advierten que las pymes locales están en «modo de subsistencia»

Advierten que las pymes locales están en «modo de subsistencia»

Desde la Cámara de las pequeñas y medianas empresas hablaron del panorama desolador. Sin el programa nacional ATP, cientos de emprendimientos hubieran cerrado.


Las pequeñas y medianas empresas salteñas que lograron pasar la primera parte de la cuarentena ahora están en «modo de subsistencia», según advirtió a El Tribuno la presidenta de la Cámara Pyme de Salta, Solana López Fleming.

Si bien la temprana habilitación de la actividad comercial y de otros rubros en la provincia, a principios de mayo, hizo mitigar el impacto de las restricciones a la circulación de personas, aún así la caída del empleo en las pymes de Salta fue drástica.

Según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, en abril, la provincia perdió 4.600 trabajadores formales privados en relación al mismo período de 2019. En marzo la baja interanual fue de 5.200 puestos laborales y en la comparación entre los dos meses dejaron de existir unos 600 empleos.

El aumento de la desocupación en los dos primeros meses de cuarentena por el COVID-19 ocurrió pese a que ya regía la doble indemnización impuesta por el Gobierno nacional para evitar despidos. La explicación es simple: cerraron pymes.

Un relevamiento del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Salta (Cucis) finalizado la semana pasada dio cuenta que en el micro y macrocentro de la capital salteña hay 328 locales comerciales vacíos. Comparado con el inicio de este año, es el doble de propiedades para negocios que están cerradas. Es una muestra de lo que pasó en el resto de la provincia.

«La crisis era anterior a la pandemia y se agravó con el tema de la enfermedad del coronavirus, la verdad es que la pymes veníamos en caída hace rato porque el consumo cayó», explicó López Fleming, quien es propietaria de una importante cadena de librerías.

«Estamos en modo de subsistencia. A mí que no me fue tan mal estoy subsistiendo, pero las empresas que no pudieron abrir, las de gastronomía que también han sido por momentos tan golpeadas porque se les cambiaba los horarios o la empresas de turismo están en una situación muy delicada», señaló la dirigente empresarial.

La delicada situación de las pymes sería aún más grave sin los programas estatales de ayuda que se lanzaron. A través del programa nacional de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), los empleadores salteños recibieron hasta julio un total de $3.986 millones en el pago de parte del salario de sus trabajadores.

Con los créditos nacionales a tasa cero se volcaron $692 millones entre los monotributistas locales y con los préstamos a empresas con un interés anual del 24% se otorgaron $669 millones.

«Por suerte tenemos la ayuda de la ATP, que todas las empresas lo tomaron y pudimos mantener nuestro plantel de empleados y eso significó que las empresas no tuvieron que cerrar porque sino era inminente el cierre», resaltó la titular de la Cámara Pyme.

Destacó, además, el acuerdo que se llegó con el Gobierno provincial para incentivar el consumo mediante la posibilidad de ofrecer a los clientes de comercios compras con tarjeta de crédito sin interés.

Teletrabajo

Sobre la reciente ley de regulación del teletrabajo que fue reciente aprobada por el Congreso, Solana López Fleming tiene una opinión diferente a la que se escuchó entre la mayoría de los empresarios.

«Es correcta la ley porque sino se presta a que el empresario no aplique las normas laborales como tiene que ser», sostuvo y aclaró que su postura no representa a la institución que preside.

Contó que en su empresa tiene a dos empleados que están bajo la modalidad del teletrabajo porque se encuentran dentro de la población de riesgo ante el COVID-19.

Fuente: El Tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *